Cuidados de la Herida Posterior.

En algunos pacientes el recto y el ano son removidos y queda una herida posterior.  El cuidado de la herida posterior está basado en la higiene simple y el uso de gazas o apósitos para juntar y retener cualquier secreción.  Las infecciones persistentes o el drenaje pueden ser tratadas con antibióticos, irrigaciones o baños de asiento.  Tu médico deberá indicar el tratamiento que debes seguir.

Deja un comentario