El Recto y el Ano.

Las dos porciones finales del tubo digestivo son el recto y el ano.  Las vías nerviosas especiales al cerebro nos hacen concientes cuando las heces alcanzan esta sección.  Unicamente entonces está sujeto el proceso digestivo a nuestra voluntad. Cuando las heces entran al recto, sentimos el deseo de evacuar.  El esfínter anal nos permite controlar este deseo.  A diferencia del resto del tubo digestivo, se contrae o se relaja con nuestra voluntad.

Deja un comentario