Funcionamiento de las Colostomías.

Traz haberse creado una colostomía, los intestinos (delgado y grueso) funcionarán como el intestino normal lo hacía, excepto que:

  • El colon más alla de la colostomía (y/o el recto) está desconectado o removido.
  • El ano ya no sirve más como la salida.

Dado que los nutrientes son absorbidos en el intestino delgado, una colostomía no afecta la capacidad del cuerpo para nutrirse.  Como dice arriba, las funciones principales del colon son absorber agua, transportar las heces hacia el ano y almacenarlas en el recto hasta que sea necesario evacuar.  Cuando una colostomía interrumpe el pasaje de las heces, el almacenamiento se hace menos posible.  Entre más alto en el colon sea hecha la colostomía, menos tiempo tiene el intestino para absorber agua y mayor probabilidad que las heces sean más líquidas (o blandas). Por lo tanto, una colostomía en el colon transverso desechará heces más blandas y voluminosas y hará necesario el uso de una bolsa de colostomía.

Una colostomía más abajo en el colon, cerca del recto, desechará heces que han estado más tiempo en el colon y, quitando los efectos de la enfermedad,
los medicamentos u otras formas de tratamiento, puede producir heces mejores formadas.  Algunos colostomizados encuentran que es posible pasar estas heces en tiempos regulados con o sin la ayuda de una irrigación.

Después de la operación, los pacientes pueden sentir ganas de evacuar y hasta pueden tener escaso desecho de la región anal.  Este desecho es moco, sangre, y en algunas ocasiones heces, permaneciendo desde el tiempo de la operación.  Si
el recto está intacto, continuará secretando moco que puede evacuarse sin daño alguno, cuando se sienta el deseo.

Deja un comentario